martes, 13 de abril de 2010

¿Estamos solos?


¿Estamos solos?..¿Habrá otras civilizaciones en el Universo?

Son preguntas que han fascinado durante siglos a la humanidad y aunque todavía no se le pueda dar una respuesta definitiva, hay datos recientes que han vuelto a ponerla de actualidad.
Uno de ellos, al margen de las teorías esbozadas en mis dos primeros artículos, es la confirmación de que existen planetas fuera de nuestro sistema solar. Hasta la fecha el numero de planetas confirmados es de 430, aunque, bien es verdad, aun no ha sido posible confirmar ninguno del tamaño de la Tierra, pero es cuestión de tiempo que esto ocurra y se confía que su numero sea cuantioso.

Dado que los planetas son necesarios para el origen y evolución de la vida, estos notables descubrimientos refuerzan la opinión de que, ciertamente, la vida se extiende por todo el Universo.

Pensemos en lo que ocurrió en nuestro planeta Tierra, la cual tiene unos 4500 millones de años, pues bien, se han encontrado restos fósiles de organismos de hace 3500 millones de años, lo cual significa que la ¨vida¨ debió aparecer mucho antes, haciendo buena la idea de
Christian de Duve que dijo aquello de que la vida esta casi obligada a aparecer siempre que se den unas condiciones mínimas para ello, siendo después la evolución a través del tiempo la que llevaría de modo inexorable hacia la inteligencia y el progreso técnico.

De cualquier modo la posibilidad de que este proceso no fuera así lo anuncio el fisico
Enrico Fermi en 1950, diciendo aquello de..si los extraterrestres son tan corrientes. ¿Donde están?.. Tal interrogante y su posible respuesta se la conoce con el nombre de La Paradoja de Fermi.
Parece pues obvio que lo primero que necesitamos descubrir son planetas rocosos similares a la Tierra, que se encuentren orbitando alrededor de estrellas similares a nuestro Sol y que esten situados en la que se denomina Zona habitable, esto es, en una zona en la que sea posible la existencia de agua liquida.

Tal es el interés en la búsqueda de planetas, que en marzo del pasado año se envió al espacio un Telescopio Espacial denominado Kepler con la única misión de buscar planetas, fundamentalmente en una distancia de unos 1000 años/luz, esto es en una zona ¨próxima¨ a nuestra posición en la galaxia, donde se han seleccionado unas 100.000 estrellas como posibles candidatas a tener planetas rocosos.

La Misión Kepler dispone, entre otros instrumentos, fundamentalmente de un Telescopio de 1,4 metros de diámetro con una cámara de 95 Mgp. Este telescopio espacial, una vez superada la fase de calibración y situado en su órbita solar definitiva, ha empezado a enviar las primeras imagenes de planetas avistados y es, como digo, cuestión de tiempo que encontremos lo que con tanto interés se busca, esto es , planetas similares a la Tierra y, para ello, por primera vez contamos con un telescopio espacial con sensibilidad suficiente para detectarlos.

Una vez encontrados podremos especular con la existencia de vida e incluso de si hay o no indicios de civilizaciones parecidas a la nuestra. Solo nos resta, pues, esperar a que el Kepler nos de alguna respuesta

Nosotros, científica y filosóficamente estamos preparados....¿o no?....

1 comentario:

El cadaver Exquisito dice... dijo...

Si bien por mi parte es tan sólo una intuición meramente personal el sentimiento de que no estamos sólos, espero que lleguen pronto las certificaciones que por fin nos confirmen toda esperanza de compañia en el universo, además creo que lo estemos o no, estaremos preparados por lo menos muchos filosoficamente, si tiene que ocurrir.

Estupenda entrada, como siempre

:)