sábado, 18 de septiembre de 2010

El Dios de Stephen Hawking



Hace unos días todos los medios de comunicación se han hecho eco del ultimo ¨pensamiento¨ de este gran físico, y que ha sido, ni mas ni menos, que la idea de que el Universo puede ser explicado, desde el punto de vista Físico, sin un Creador.

Me causa cierta sorpresa que la necesidad de un creador coincida con la promoción de su libro, Una breve historia del tiempo, y que esa necesidad pase a No serla con motivo de la presentación del actual, El gran diseño.

Creo que la Física es capaz, afortunadamente, de explicar muchas cosas, y que sobre todo, según mi criterio y el de mucha mas gente, se estan poniendo las bases de una espiritualidad mas profunda, que sobrepasa la idea que tienen de Dios en las distintas religiones, separándolo de las manipulaciones que los seres humanos hemos venido introduciendo en ellas a lo largo de los siglos.

Sin embargo, dicho esto, no puedo por menos que pensar como es posible sacar al Creador del momento Cero del Big Bang, en donde todo se inició partiendo de una pequeña bola de energía casi infinita, haciendo que me pregunte ¿de donde procede? o ¿porque estaba allí?, yo no lo se y creo que nadie, ni siquiera Stephen Hawking puede explicarlo, pero estaba alli.

Pero vayamos mas allá, apenas unos segundos, es en ese pequeño espacio de tiempo cuando algo fantástico ocurre en esa bola, de pronto esa enorme energía se empieza a transformar en Materia, exclusivamente Hidrógeno y Helio, toda la materia que después constituirá el Universo que conocemos y quizás alguno mas que no conocemos; ello nos lleva a preguntarnos como podemos explicar ese proceso, ¿porque y como, actúa el bosón de Higgs? y algo aun mas enigmático y holistico, ¿porque las cuatro fuerzas que rigen el Universo; la Nuclear Débil, Nuclear Fuerte, Electromagnética y Gravedad adquieren un valor absolutamente perfecto?, tampoco creo que la explicacion sea fácil, pero lo que si esta claro es que se acaban de poner las Bases para que el Universo sea lo que ahora estamos viendo después de 13.700 millones de años aproximadamente, y lo que es mas importante, para que la Vida sea posible.


Creo que lo ocurrido antes y después del instante cero del Big Bang son lo suficientemente enigmáticos, y para mi, esperanzadores, como para creer en algo superior, llamemosle Fuente, Creador, o simplemente Dios, algo que, nada menos, inicia y pone en marcha las reglas Físicas necesarias, para que, finalmente existan esos Observadores necesarios que den sentido al Universo, estén donde estén, en el planeta Tierra o, tal vez, algún día, también, en cualquier otro planeta, aunque alguno de esos Observadores, decida explicar que todo ha sido posible desde la Nada, y estaran en su derecho. Faltaria mas .

8 comentarios:

El cadaver Exquisito dice... dijo...

Muy bien, cada vez te salen mejor estos articulos, este ha quedado muy claro, está genial , vaya con stephen....
mira te dejo una tonteria para que la oigas :)

http://goear.com/listen/6a3ccde/stephen-hawking-parade

un besi

José Ramírez de Arellano dijo...

Gracias por el comentario. Besos

Gregory Jacob dijo...

Muy bien expresado. Cuando pensamos en este siglo pasado, como Einstein trasformó los conceptos astrofísicos de Newton, estamos conscientes más que nunca de lo que todavía falta por comprender. La idea de Dios, la cual ayuda al ser humano en no solo resolver (a grosso modo) los enigmas sino también encontrar diferentes niveles y matices de consolación, compañerismo, esperanza, etc. etc. seguirá siendo la respuesta mientras que no hay otra. Ciertamente, la existencia de materia en un universo de vacío demanda más información. Y allí precisamente está el problema. Cuando hemos ido descubriendo, sistemáticamente, que los misterios espirituales son en realidad fronteras científicas, efectivamente hemos establecido parámetros nuevos para ese lugar llamado "enigma". Ahora, con la moda actual de nuevas teorías de "multiverso" en vez de universo, empujamos los enigmas aun más lejos. En cuanto a la filosofía, esto produce por lo menos dos efectos inmediatos. Primero, reduce al hombre a un lugar aun más pequeño (microscópico) en el gran esquema y, segundo, convierte el "Big Bang" en un "Pequeño Bang". Como resultado, tanto los enigmas físicas como las filosóficas se extienden aun más lejos de nuestro alcance. Respuestas simples nos escapan y, una vez más nos encontramos aquí sin resoluciones finales en los dos campos. Simplemente son nuevas fronteras.

José Ramírez de Arellano dijo...

Gracias Greg por tus interesantes reflexiones. Ciertamente la Ciencia se está encargando de mover las ¨fronteras¨, llevandola hacia lo mas profundo de la Materia, alli donde el Tiempo parece detenerse y todo es Sutil y Posible, pero donde es el ser humano (Consciencia) quien elige y determina dentro de un mar de probabilidades.
Gracias de nuevo y seguire con interes tus comentarios.

Anónimo dijo...

Hasta hace muy poco Hawking, no se había manifestado más que de forma muy sutil y nunca se había comprometido tan contundentemente en una afirmación de tanto calado como la que hace en ese libro. Esa es la novedad, esa es la noticia. Sin duda debe haber sido una tentación demasiado grande para alguien que lleva tanto tiempo dedicado a desligar al universo de un creador aprovechar cualquier elemento que considere mínimamente sólido para manifestarse sin ningún tipo de tapujos. Y así lo ha hecho, desdiciéndose incluso de afirmaciones que él mismo había hecho anteriormente dando por buena la compatibilidad entre ciencia y fe, entre las propias leyes de la física y una mano creadora tras todo ello.
Saludos, Clotilde.

José Ramírez de Arellano dijo...

Gracias Cloti por tu comentario, estoy de acuedo contigo y creo, por tanto, que Stephen Hawking sabe perfectamente, como lo sabian cientificos como Einstein, Bohr, Heisenberg o Schrodinger (Teoria Cuantica), que el Materialismo se resquebraja cuando la Materia se analiza en profundidad. Pero a veces el afan de notoriedad, que no creo que economico, impulsa a decir cosas que, pienso, estan fuera de la Realidad, entendida esta como la union entre Espiritu y Ciencia en la busqueda de la Verdad.

Anónimo dijo...

Es curioso cómo en nuestra cultura occidental se le hace tanto caso a los científicos que hablan de temas que no son de su especialidad, como filosofía o teología. Toda la obra de este famoso catedrático de física teórica de Cambridge ha perseguido siempre el mismo fin, confeccionar un modelo matemático de universo que haga innecesario a Dios. Para ello ha buscado desacreditar la teoría del Big Bang que requiere un acto creador inicial. Sin embargo, sus propuestas suelen presentar varias deficiencias fundamentales: pecan de cientifismo, no hacen buena filosofía, carecen de la suficiente información teológica y, por último, se basan en una falacia.

En efecto, Hawking se refiere en su antigua obra, Historia del tiempo, a la ciencia físico-matemática como si ésta poseyera el monopolio de toda la verdad. Y poco después, subraya lo contrario al decir que “cualquier teoría física es siempre provisional, en el sentido de que es sólo una hipótesis: nunca se puede probar. A pesar de que los resultados de los experimentos concuerden muchas veces con la teoría, nunca podremos estar seguros de que la próxima vez el resultado no vaya a contradecirla” (Hawking, 1988: 28.) Así pues, ¿en qué quedamos? Si nunca se pueden probar sus teorías cosmogónicas, ¿por qué prestarles tanta atención y divulgarlas con tanta vehemencia y seguridad?

Comentario de:

Antonio Cruz biólogo, profesor y escritor.

Saludos.....Cloti

José Ramírez de Arellano dijo...

Creo que, en parte, algunos cientificos actuales reaccionan ¨cientificamente¨ al abuso que la Filosofia y la Teologia han estado protagonizando durante siglos, tratando de explicar el Universo y Todo lo que contiene desde su, exclusivo, punto de vista.
Hoy en dia prima la busqueda de la Verdad usando la Ciencia y el Espiritu como las dos caras que son de la misma moneda, teniendo en cuenta que las ¨fronteras¨ entre ambas son, ciertamente cambiantes.